Se acentúa el drama por la falta de agua entre vecinos de Siete Palmas

LOCALES 03/03/2019 Por
Muchos hablan de un plan de discriminación, armado en base a la preferencia política, del que acusan a la Comisión de Fomento del pueblo, encargada oficialmente de distribuir el vital líquido que levanta de un asqueroso espejo existente en las cercanías.

Lo que ocurre con Eliseo Vallejos y su numerosa familia es un caso testigo, y su experiencia es casi un calco de lo que vienen padeciendo decenas de vecinos de 7 Palmas, una humilde comunidad del norte provincial, ubicada a poco más de 20 kilómetros de Laguna Blanca, la tierra natal del gobernador Insfran.
En los últimos meses, muchos de los pobladores realizaron sus planteos desesperados y en forma reiterada a la Comisión de Fomento local, pero hasta el momento no obtuvieron respuestas.
Eliseo trabaja duro en su chacra junto a la decena de miembros, entre menores, adultos y ancianos, de su grupo familiar, y subsisten con el agua que pueden almacenar en un aljibe. Hoy se encuentran padeciendo situaciones infrahumanas, ya que no sólo no tienen agua para los animales y plantas, o para la higiene personal, sino que no poseen el vital líquido para su propia subsistencia. Deben acarrear este elemento por varios kilómetros en baldes desde la casa un vecino que aún posee un poco de agua en su reservorio y la comparte solidariamente. No obstante, este circunstancial beneficio se terminó, por lo que pasó a depender del auxilio oficial. Pero como la respuesta consistió en un maloliente y podrido líquido, no le quedó más alternativa que vaciar su aljibe, y llenarlo con el agua que trae con cada uno de sus familiares desde un charco, ubicado a pocos kilómetros de su vivienda. Para ello, moviliza a todos, con baldes y un pequeño carro, que desandan el camino cuatro veces por día, dos de mañana y dos de tarde.
“El agua no es potable, ni siquiera limpia, pero está mucho mejor que la que nos trajo la Comisión de Fomento”, aseguró Eliseo, entre frustrado y algo aliviado.
“Es desesperante, muchas veces lo que padecemos; muchos dicen que vivimos esta situación, porque las autoridades nos discriminan, pero puedo notar que el problema alcanza a familias que parecen ser del mismo palo que ellos”, reflexionó.
“Es penoso tener que vivir este tipo de cosas, cuando a pocos metros están las redes que llevan agua potable a muchas familias; no entiendo porque no se hacen las extensiones; tanto se habla de este tipo de cosas, pero la realidad es tan diferente que lastima”, apreció.

Te puede interesar