La Policía desalojó a los manifestantes de Laguna Blanca, pero el corte sobre la 86 persiste

LOCALES 11 de abril de 2019 Por
La medida impulsada por un juez provincial se cumplió con celeridad, estimulada sólo por el diálogo de los oficiales con los vecinos. Empero, el trasfondo político que escondía el oficio judicial no se concretó, sólo logró que el piquete se instale a unos cien metros del lugar que originariamente ocupó, lejos de la jurisdicción de la Justicia ordinaria de Formosa.
Momentos en que llegan los policías para desalojar a los manifestantes de Laguna Blanca.

El corte de la ruta nacional 86, en su intersección con la provincial 2, en inmediaciones de Laguna Blanca, fue levantado con el accionar de un numeroso grupo de policías que actuaron por orden del juez de Instrucción y Correccional 1 de Clorinda, juez Raúl Mauriño, quien ordenó el desalojo del grupo de vecinos, molestos por las tarifas de REFSA.
“La medida ordenada deberá realizarse velando por la seguridad de los terceros ajenos al conflicto”, instruyó el magistrado, quien además aclaró en su oficio que “se podrá hacer uso de la fuerza pública en la medida de las necesidades, quedando expresamente prohibido el uso de armas de fuego”.
Supuestamente, el magistrado se amparó en la interrupción de una ruta provincial para actuar, aunque el piquete abarcó también a una traza de la ruta nacional 86.
Sin embargo, el corte no quedó sin efecto: los manifestantes sólo se corrieron de lugar, ubicándose decididamente a pocos metros, y ahora si completamente sobre la carretera federal, donde el juez no tiene competencia para decidir.

Boletín de noticias