RAMIRO, EL ORGANIZADOR DE LAS MILLONARIAS FIESTAS CON VARIOS VUELTOS EN EL TRAZADO

LOCALES 10 de junio de 2019 Por
Salen a la luz los costos de las fiestas anuales que arma el Gobierno provincial, manejados por Ramiro Fernández Patri. La información a la que accedió este medio es tan elocuente como indignante, y pone sobre el tapete la mentira del discurso oficial cuando asegura que privilegia una agenda de estricta prioridad social. Millonarios fondos tienen un objetivo completamente eludible, mientras miles de formoseños padecen todo tipo de privaciones de las más elementales.
CORVINA
Conjeturan que lo resaltado en celeste es lo que hace de caja para beneficio propio y su equipo de colaboradores.

Más conocido como “Rata”, el ultra postulante oficialista a la intendencia capitalina es un producto del mismísimo Dios Gildo, al que reclutó desde joven cuando estaba en la Secundaria y lo mandó a estudiar Administración en Capital Federal donde ya cobraba como asesor de diputados y senadores; su padrino político es “Pombero” Rodríguez.
Ramirito volvió de Capital Federal con sólidos estudios en Administración del Estado y oratoria, de ahí su capacidad discursiva que muchos envidian; su primer cargo fue el de subsecretario de Turismo, allá por 2.003 donde aún era un pendejo pero ya se notaban sus inclinaciones por las fiestitas negras. Tuvo que renunciar al puesto ya que pescaron al entonces ministro de Turismo, Cacho Juárez, con una cámara oculta ante una coima a empresarios del sector. Muchos dijeron que Ramiro armó todo para cagar al hombre de Palo Santo y quedarse con el ministerio, pero como Gildo le debía un favor a Areco por haberse vendido en las constituyentes permitiendo la reelección interminable, no le quedó otra que renunciar a su cargo porque el nuevo ministro no lo quería.
No obstante, Gildo lo protegió, y por un tiempo lo envió al freezer; enseguida pasa por el Banco Formosa (donde pergeñaban la privatización); por el Ente Regulador (donde engendran las privatizaciones de Aguas de Formosa y REFSA); y finalmente vuelve al ruedo público en el 2.006 como subsecretario de Planificación de la Inversión Pública. Ahí empieza a vender humo a lo loco con los planes de desarrollo local, armando curros con consultoras privadas para que redacten los proyectos, estimulando talleres participativos y llevando al maestro Lavaqué para que diera lástima con su reconocido caso de “desarrollo local en El Quebracho”. Por su puesto, nada de lo que se escribió en los planes se llevó a cabo, los intendentes se quemaron ante la gente de sus pueblos, y los libritos quedaron archivados en la biblioteca.
Parecía que quedaba mucho por hacer pero lo mandaron a la Caja de Previsión en 2.010, tras la muerte de Daniel Calderón; obvio que no hizo nada tampoco.
En la Caja de Previsión sí que mintió grande Ramirito, y endeudó de lo mejor el organismo; le salió bien el verso del plan estratégico, pero como gigante se mostraba la deuda que construía, además de los líos personales que mantenía con su entonces pareja Saly De Vido, quien lo garroteaba porque se hacía el galán, no tuvo más remedio que irse de su casa. Luego, con el tiempo, blanqueó la relación con Zaira, convirtiéndose finalmente en su esposa.
Como castigo por su conducta y los escándalos públicos lo transforman en diputado provincial, donde reitera la actitud de siempre: no hace nada, bueno ahí sucede lo mismo con todos.
De la Legislatura sale convertido en ministro de Turismo; aquí Rami tardó medio año en preparar la mentira del “Bañado La Estrella”, y el otro año y medio se dedicó a los negocios oscuros y a enfiestarse, tomándole el gustito a los viajes, comidas gratis, eventos, chicas alquiladas (promotoras) rubias periodistas y caras; por cierto, algunos dicen que “María la que es blanca como el día” solía tomar parte de sus andanzas, mientras ya se avizoraban desencantos con Zairita a causa de las infidelidades.
Algunos que conocen de cerca sus tribulaciones, dicen que tiene todo un harem; y enumeran sus logros: está la designada tesorera; su por entonces recepcionista de ojos violetas a quién ya venía frecuentando desde Diputados; la rubia bajita, periodista notera; la chica alquilada (promotora) que lleva el apellido de un intendente sureño; y la más conocida de todas y con la que fuera pescados in fraganti por Zairita: la conductora a lo Mirtha Legrand, rubia, hermosa y preparada ella.
Así las cosas, Z le pidió el divorcio; pero como Rami no se bancó que ella tenga otra pareja, sobrevinieron los conocidos problemillas con la cuota alimentaria; también tuvo luego un episodio de violencia que fue de dominio público, y que le valió el mote de maltratador.
Lo mismo ocurrió con uno de los secuaces contratados para que le cuide las propiedades de Villa del Carmen.
En cuanto al manejo de los recursos del ministerio, estructuró colosales negociados para su propio beneficio, y, obviamente, dejó caer algunas migajas para su equipo, principalmente su director de Administración designado, sus jefes contables, que aprobaban a diestra y siniestra facturas de servicios cuya realización resultan muy dudosas.
Así, Ramirito pronto se hizo de un departamento en el complejo Las Américas, un departamento en Buenos Aires; dos casas en Villa del Carmen (una a nombre de su madre) y otra propiedad en pleno centro; también una camioneta 0 km y una Kangoo para su esposa; dinero en efectivo todo el tiempo lo que le permitía ser generoso con su gente a punto que sus colaboradores más cercanos pasaron a cambiar de auto: uno de ellos conocido alcahuete se compró un Corolla 0 km y otro, contador, de su ladero llegó a adquirir un BMW; como también la madame Silvana Ávila que con su agencia de chicas de alquiler la está rompiendo, mientras los nenes Jorge y Félix, al que ya echaron de la ADE y la Municipalidad, arnman gigantescos negocios con Carpas Stofel en los festivales, aunque no por ello dejan de ser funcionales para que Willy manotee cada tanto su parte en los “Formosa da gusto”.
Ni te cuento Diego Bregant que embolsilla con los pasajes; y hasta algunos se hicieron sus casitas como los que forman parte de su equipo de administración, cuyos integrantes se llevan la mejor tajada.
Pero ya se dijo suficiente, ahora exhibamos las contundentes pruebas de como Ramirito el Nene bien que siempre está “rodeado de grandes danesas que se salen de la blusa” hace caja con la cartera de Turismo. Hoy come la real manzana y no deja ni pepita, por supuesto que esto va a quedar en la nada porque nadie va a investigar nada, menos la Justicia provincial.
Hay otros cuadros, con cifras astronómicas, que sólo robustecen la misma política de gastos superfluos, los cuales iremos publicando en los próximos días.                                                                                                               En definitiva, el objetivo es ser solo el tábano en alguna oreja.

Boletín de noticias