Olivera vuelve a la carga contra el uso de productos pirotécnicos en la ciudad

LOCALES 02 de agosto de 2019 Por
pidió retomar el debate sobre un tema que preocupa, y mucho, a miles de formoseños, y exigió “honestidad intelectual y respeto hacia los vecinos”. Aseguró que hay “un completo clamor por el fin de un hábito cultural que practica una minoría, pero maltrata y angustia a la mayoría”
62252880_300578204217568_3737338742633922560_n
Fabiàn lamenta que los perros estén en la cúspide de lo màs afectados por la pirotecnia.

El año pasado, el concejal Fabián Olivera presentò un proyecto que de inmediato recibió el apoyo de los vecinos, e incluso algunos de sus pares avalaron sus propias iniciativas, pero finalmente primó el supuesto gusto del gobernador Insfran por este tipo de esta forma de diversión y festejos, por lo que nada importó el reclamo social: el uso de la pirotecnia no encontró ninguna oposición.
Olivera volvió a reunirse en los últimos días con organizaciones sociales y protectoras de animales para reactivar su iniciativa, buscando, mientras anticipó su decisión de concluir una intensa agenda de reuniones para fortalecer el objetivo de terminar con el uso de productos pirotécnicos en la capital provincial.
El edil recordó su idea a numerosos referentes de entidades que trabajan en el medio para proteger a animales domésticos, `poniendo sobre los efectos nocivos del uso de este tipo de elementos, que se incrementa en los últimos días de cada año.
“Pretendo que se declare a todo el ejido urbano que comprende la ciudad de Formosa, “como territorio libre de pirotecnia, con los alcances establecidos en un proyecto de ordenanza que estamos terminando de dar vida”, reafirmó.
Al justificar su postura, opinó que “el uso de elementos de pirotecnia ya sea de fabricación legal como ilegal conllevó desde siempre un alto riesgo y peligro a la integridad físicas de las personas que las han manipulado indebidamente y a bienes propios y de terceros, ya que si bien la utilización de estos artefactos tiene su punto de utilización más alto con motivo de las festividades de fin de año, la utilización en la actualidad va más allá en el uso popular. Básicamente son manipuladas y utilizadas a través del uso doméstico y lo más grave aún es que en la mayoría de los casos por personas no capacitadas, entre ellas menores de edad, que en un alto porcentaje terminan siendo los más perjudicados en su salud e integridad física”, consideró.
“La accesibilidad para su compra por parte de personas no idóneas, es decir que desconocen la verdadera peligrosidad del mal uso y la imposibilidad de control de que estos elementos sean a su vez utilizados por menores de edad, en rango de niñez inclusive, constituyen una conjugación para que estos productos concurran en la determinación de ser considerados altamente peligrosos, no solo para quienes los utilizan sino también para terceros totalmente ajenos a las maniobras”, prosiguió.
“Las estadísticas demuestran la enorme cantidad de personas lastimadas por la manipulación y uso indebido, registrándose año tras año personas con daños de mutilación, quemaduras graves, pérdida de visión parcial o completa y hasta en algunos casos la muerte; los accidentes con elementos de pirotecnia no dependen de la calidad del producto o de la cantidad de material explosivo, sino de las malas o erróneas condiciones de transporte, almacenamiento y uso, generalmente relacionada con la capacidad de reacción necesaria para evitar o eludir los riesgos de explosión o incendio”, añadió, aumentando su convicción.
“Hoy, a cuatro meses de las fiestas de fin de año, pretendo que se reabra el debate y podamos llegar a un festejo en paz, como me piden los vecinos y se merecen nuestras mascotas”, dijo.

Boletín de noticias