Bajada de línea de Gialluca al intendente municipal electo

LOCALES 08/11/2015 Por
Planteó que las nuevas autoridades electas en el municipio capitalino decidirán sobre el servicio de transporte urbano de pasajeros. Sorprendentemente, además, aseguró que la futura prestataria sólo tendrá "obligaciones" en su relación contractual con la Comuna.
gialluca
José Gialluca

El titular del área, José Leonardo Gialluca explico que “de ahora en adelante se presentan dos importantes frentes de trabajo; uno en el cual la Justicia Ordinaria debe actuar con todo el rigor que nuestro Código Penal determina, para los autores materiales y también intelectuales a determinarse sobre los hechos sucedidos”.
“Los formoseños debemos saber quiénes financiaron y planearon estas acciones delictivas, recordemos que existen detenidos 48 ciudadanos de Misiones, 36 de Corrientes, 7 de Formosa que integraban la comisión directiva de UTA, uno de Buenos Aires, uno de Santiago del Estero y 2 del Chaco) los que estuvieron a punto de desatar una “verdadera masacre” en nuestra Ciudad, poniendo en riesgo la integridad psicofísica hasta de los vecinos que residen en la zona del local de UTA – Formosa”, expuso.
Amplio diciendo que “el otro frente está referido a la exigencia que hacemos desde el Organismo de la Constitución, en base a lo previsto en el artículo 153 de nuestra Carta Magna y por la cual demandamos soluciones razonables, reflexivas y no –interesadas- para dar una solución de fondo al servicio público esencial de pasajeros”.
Por ello y dado que en algunas semanas más se dará un cambio de autoridades a nivel municipal en nuestra capital, es que desde la Defensoría “hemos pedido que se prorroguen como provisorias hasta fin de año las líneas que han sido llamadas a licitación y de esta manera permitir que el nuevo intendente electo junto a los también nuevos concejales determinen en base a antecedentes, nuevas políticas para el transporte público en nuestra ciudad que se quieran implementar”.
En la misma línea se opino acerca de “otras exigencias en las que se deberá ineludiblemente, condicionar legalmente a través de los instrumentos pertinentes, que quien preste el servicio de transporte público de pasajeros, cumplan en la práctica con las frecuencias en todas las líneas, no disminuir unidades de servicios los fines de semana o feriados, respetando siempre a todos los usuarios, con choferes que otorguen un “trato digno” a los pasajeros, que se verifiquen las obligaciones hacia los discapacitados y que en definitiva, “el transporte público sea algo normal y no un “calvario para los usuarios”.
Concluyo Gialluca que para alcanzar lo antes descripto “debe existir una fuerte fiscalización y control sobre el mismo, ya que de lo contrario, por experiencia los únicos perjudicados son los vecinos y los empresarios no deben tener ninguna injerencia en lo que respecta al modo de prestación, recayendo para los citados únicamente obligaciones y los derechos deben estar siempre en manos del poder concedente y de los usuarios”.

Te puede interesar