Preocupa y sorprende a FAA la posición de Buryaile y Quintana

LOCALES 10/01/2016 Por
La organización, con sede en Laguna Naineck, cree que deben valorarse los efectos de las lluvias. Esta semana volverá a la carga con su posición para que el Estado provincial determine la emergencia económica
imagen reunion de Mesa Productiva Local
Reunion de la Mesa Productiva Municipal de Naineck

El director regional de la Federación Agraria Argentina (FAA), Pánfilo Ayala, se mostró “sorprendido y preocupado” por la posición coincidente para no establecer la emergencia agropecuaria en la provincia de Formosa, expresada por los ministros de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y de Producción provincial, Raúl Quintana.
La semana anterior, el funcionario local dijo que coincidió con el colaborador del presidente Mauricio Macri en no declarar la emergencia agropecuaria para Formosa, en el marco de las inundaciones que soportan varias zonas del territorio formoseño.
Ante este escenario, Ayala consideró que “una cosa son las inundaciones causadas por el río Paraguay y sus afluentes y otra cosa es el enorme cúmulo de daños generados por el exceso de lluvias que se produjo en esta zona por lo que nos sorprende y nos preocupa las posiciones alineada de los ministros Buryaile y Quintana que parecieran encaminarse hacia lo especulativo. A sola vista de los pequeños productores agropecuarios, la situación de perdidas amerita la declaración de emergencia para todos los cultivos de la zona Norte y así también la declaración de emergencia vial”.
“A pesar de nuestro deseo y aflicción de que se declare la emergencia agropecuaria y vial, entendemos que debemos continuar con las gestiones y seguir presentando los informes que requiere la Comisión de Emergencia Provincial para que esta comisión pueda tomar la determinación de solicitar o sugerir la declaración de emergencia agropecuaria y vial al ejecutivo provincial. Ante esta realidad entendemos que no es apropiado decir de antemano que se declarará o no se declarará la emergencia agropecuaria y vial antes de que se pronuncie la Comisión de Emergencia Provincial que tiene acordada una próxima reunión para este miércoles 13 de enero de 2016 para seguir recibiendo los informes requeridos”, amplió.
La medida fue solicitada por la FAA al ministro Quintana en los primeros días de enero, ratificándose su ratifico ante la Comisión de Emergencia Provincial (CEP) y la Mesa Productiva Local de Laguna Naineck (CPL), que vienen analizando los daños.
“Este miércoles la CEP se estaría reuniendo para recibir los informes de cada municipio norteño, los que seguramente estarían solicitando medidas urgentes reclamadas por los pequeños productores agropecuarios”, planteó para fortalecer su posición referida al pedido elevado a las autoridades provinciales.

ARGUMENTOS
La semana anterior, la FAA pidió la declaración de emergencia agropecuaria y vial para el Departamento Pilcomayo. También ayuda para los chacareros afectados por las últimas lluvias.
“Hemos hecho esa solicitud luego de haber constatado la grave situación. Analizamos junto a los pequeños productores los daños que han causado en los cultivos las cuantiosas lluvias, que oscilaron entre 400 y 700 milímetros en los último dos meses en este departamento de la provincia, ocasionado también graves daños en caminos vecinales y rutas provinciales cuyos tramos se encuentran en su mayoría anegadas, con mucho barro, imposibilitando el transito normal por estas vías, hasta incluso dejar aislados a numerosas familias de las distintas colonias de Laguna Naineck”, describió. “Actualmente los daños superan el noventa por ciento en los cultivos de mandioca, batata, maíz, melón, hortalizas y verdeos; en el caso del cultivo de banana el efecto de la lluvia también es grave, teniendo en cuenta que existen parcelas anegadas, con barro y exceso de humedad que está causando daños irreparables en las plantas”, amplió. Para el sindicalista, “esta situación indefectiblemente comprometerá la producción venidera en calidad y cantidad en alrededor del sesenta por ciento según las estimaciones de los propios productores”. “Las lluvias también inundaron miles de hectáreas de campo de pequeños y medianos productores ganaderos dejando como consecuencia destrucción de pasturas que repercutirá negativamente en la producción”, destacó Ayala.

Te puede interesar