“Nos proponemos interrumpir el abandono del campo”, planteó De la Tabla

LOCALES 17/02/2016 Por
Dijo que existe la “sólida voluntad de revalorizar la cultura del trabajo” y que apuntamos a una Argentina que “iguale hacia arriba”.
12516730_1018851591509201_126205076_o
El delegado provincial de la Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Raúl de la Tabla habilitó ayer un taller de trabajo que reunió a cerca de un centenar de empleados del área y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), a quienes reclamó “trabajo y responsabilidad”.
El encuentro se concretó en el Centro de Capacitación “Juan Pablo II” que el Obispado posee en las afueras de la ciudad y además del funcionario y los trabajadores venidos de diferentes lugares de la provincia, agrupó al obispo José Vicente Conejero; el presidente del Consejo Regional Chaco Formosa del INTA, Víctor Jure y; la directora del Centro Regional del mismo organismo, Diana Piedra.
Conejero abrió la reunión valorando el rol de “los hombres y mujeres del campo” y destacando el “importantísimo objetivo que existe cuando lo que se persigue institucionalmente es vivir, trabajar, desarrollarse y morir donde se nace”.
Al hablar ante una sala casi colmada, Raúl de la Tabla explicó que “organizamos este encuentro con el objetivo de articular un plan operativo anual al solo efecto de mejorar la calidad de vida de la gente del campo”.
“La idea fuerza de esta gestión será profundizar la actividad que ustedes vienen realizando, que ustedes sean los protagonistas; en esto nosotros somos servidores que estamos de paso”, reconoció.
“El otro día me decía el ingeniero Oscar Alloaiti, secretario de Agricultura Familiar de la Nación, que nosotros somos como cascara de cebolla: hoy estamos de paso, pero los que quedan trabajando en forma permanente son ustedes”, ejemplificó. “Por eso apostamos al profesionalismo de ustedes y que desarrollen sus capacidades”, redondeó.
Para el funcionario promovido por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, “el miedo que hay, la incertidumbre que existe al cambio que se está produciendo lo tenemos que manejar nosotros, quienes nos erigimos en los que controlamos la certidumbre y los que debemos trasladar la fe y la confianza marcando la dirección en que vamos a trabajar”.
En ese terreno, aseguró que “queremos revalorizar la cultura del trabajo, por sobre todas las cosas y dejar muy bien en claro que no habrá discrecionalidad política; acá se va a trabajar con todos porque queremos una Argentina justa, igualando para arriba, como corresponde”.
“Sé que hay muchos miedos e incertidumbre. Aquel que trabaja no tiene que tener miedo, no venimos a perseguir ni a una caza de brujas; simplemente queremos trabajar con precisión y con impacto: precisión que van a estar dados por las metas y objetivos, la ejecución de proyectos y un estricto control de gestión para que eso se cumpla. Y, un impacto que es el desarrollo territorial: no permitir más que venga gente del campo a la ciudad porque no encuentra en el campo la calidad de vida que pretende y su desarrollo”, puntualizó en lo que se entendió como el propósito de máxima del área nacional que conduce en Formosa.
“Apostamos a la producción, apostamos a que esa familia de agricultores se convierta en un pequeño productor; apostaremos a que cada pequeño productor tenga un mayor volumen de venta y para eso vamos a empezar a articular un espacio de comercialización donde le garantizaremos la salida del producto”, dijo.

Te puede interesar