Las lluvias empeoraron la situación de Palo Santo

LOCALES 01/03/2016 Por
Aunque oficialmente no trascendió el aumento de números de evacuados, los barrios periféricos siguen recibiendo más agua, mientras la mayoría de sus pobladores prefiere no abandonar las casas.
Ver galería DZAKICH
1 / 3 - El intendente Raúl D´Zakich le pone el cuerpo al drama de su pueblo. Acá ayudando a una familia a abandonar su vivienda inundada.

Los 60 milímetros de agua que se abatieron ayer de tarde sobre Palo Santo agravaron el escenario de anegamiento que hace varias semanas afecta a esta población del centro formoseño.
Si bien las lluvias tienen mucho que ver con lo que sucede, el principal responsable del estancamiento hídrico sobre muchos barrios del pueblo recae en los taponamientos existentes sobre riachos cercanos, principalmente sobre el Pilagá.
En los últimos días, salió el Gobierno provincial a responsabilizar a productores de la zona por lo que sucede, acusándolos de clausurar con tierra varios cursos hídricos con fines agrícolas y ganaderos.
Esa situación hizo que las aguas que antes eran conducidas por los desniveles naturales a través los cauces tradicionales ahora, al verse obstruidos, desbordan su contenido dirigiéndose hacia Palo Santo. Varias zonas de la localidad contienen hoy las aguas desbordadas del riacho Pilagá. Las lluvias aumentan los volúmenes.
Un total de cinco lugares fueron dispuestos como centros de evacuados: Centro Cultural; Escuela 517; Capilla Consolata; Escuela Inmaculada Concepción y la sede el Concejo Deliberante.
Estimaciones extraoficiales consideraron que poco más de un centenar de pobladores habitan esos lugares, donde reciben distintos tipos de atención de parte de las autoridades municipales y provinciales.
Los barrios más afectados volvieron a ser el Parque Industrial, Eva Perón, Industrial, Polideportivo, Kilómetro 2 y Rusia, donde sus moradores, en una gran mayoría, prefieren permanecer en sus viviendas, completamente anegadas, en lugar de abandonarlas. El temor al saqueo es la principal razón.
Entretanto, el diputado Robustiano Saliva volvió a reclamar celeridad a las autoridades provinciales para eliminar los taponamientos que se hicieron en Pilagá. “No se puede perder más tiempo; acá hay niños y ancianos, además de decenas de familias que están viviendo un verdadero drama debido a la irresponsabilidad e insensibilidad de unos pocos que priorizaron sus negocios”, advirtió.
“Estamos analizando la posibilidad de recurrir a la Justicia para que algún juez ordene la liberación de los cursos hídricos y con él, seguramente el retroceso de las aguas de Palo Santo”, anticipó el legislador del Frente Renovador que ya visitó la zona varias veces.

Te puede interesar