Habrían encontrado restos de cocaína durante la pericia a la “narcocamioneta”

LOCALES 03/03/2016 Por
Las pericias realizadas ayer a la camioneta que hace diez días volcó con 50 kilos de cocaína cerca de Montelindo, sobre la ruta 11, habrían revelado la presencia de restos de esta misma droga en el interior del rodado.
006

El hallazgo de pequeñas cantidades de cocaína en la camioneta sería de vital importancia para el curso de la investigación, toda vez que, de confirmarse esta circunstancia, ya no cabría ninguna duda que la ahora famosa Toyota Hilux que conducía el ex funcionario provincial Pedro Ramón Bareiro, venía transportando la droga que luego fue secuestrada por la Policía Federal en una acción fortuita, ya que los efectivos se acercaron para auxiliar a las personas que habían protagonizado el accidente a pocos kilómetros al norte de la capital provincial, sin imaginarse con lo que iban a encontrarse: una carga de poco más de 50 kilos de cocaína valuada en 350 mil dólares.
Al momento del escándalo, Bareiro se desempeñaba como Comisionado del Area de Frontera de Clorinda, cargo del cual fue desplazado pocas horas después habida cuenta la gravedad del hecho. Con el exfuncionario viajaba uno de sus hijos y la novia de este último. Los tres se encuentran detenidos desde ese día a disposición de la Justicia Federal.
La investigación está siendo impulsada en forma personal y directa por el fiscal Federal Luis Benítez, quien desde el día del hecho se puso al frente de las pesquisas y viene ordenando una serie de medidas y diligencias probatorias que se están produciendo con notable rapidez y resultados positivos, a la luz del objetivo final de lograr el esclarecimiento de este caso.

LA PERICIA
La pericia de ayer tuvo lugar en calle Padre Patiño y España, frente a la sede de la Policía Federal de Formosa, lugar donde se encuentra secuestrada la camioneta que conducía Bareiro y que está registrada a nombre de la Dirección de Compras y Suministros de la Provincia.
El procedimiento comenzó a las 11.30 y finalizó a las 19, lapso durante el cual trabajaron de manera exhaustiva y precisa expertos de la Dirección General de Aduanas, de Gendarmería Nacional y de la Policía Federal.
La novedad del caso fue un moderno equipo traído especialmente de Córdoba (sólo hay tres en el país) con el que realizaron un barrido electrónico en toda la parte interna y externa de la camioneta. Este equipo -muy parecido a una aspiradora- detecta la presencia de sustancias prohibidas, precisando el tipo de droga y la cantidad. El aparato fue manipulado por un técnico especializado de Aduanas, también oriundo de la provincia mediterránea.
El minucioso análisis realizado a todos los compartimientos de la camioneta habría dado positivo, según trascendió ayer.
En simultáneo, también trabajaron perros de la Aduana local, quienes -coincidiendo con el diagnóstico del sofisticado escáner- habrían revelado la presencia de restos de cocaína dentro de la Toyota Hilux.
El trabajo desplegado fue arduo, pero “muy positivo”, dijeron fuentes cercanas a la investigación, destacándose la labor llevada adelante por los especialistas de Aduana, Gendarmería y Policía Federal.
La tarea fue presenciada y supervisada por un perito designado por los imputados, el abogado defensor y el fiscal Benítez.
La céntrica esquina de España y Padre Patiño estuvo cortada durante gran parte de la jornada y el trabajo de los peritos no pasó desapercibido a la vista de los numerosos automovilistas, motociclistas y peatones que cruzaron por el lugar. Una lona negra con la inscripción de AFIP-Aduana tapó casi toda la esquina para que el trabajo pueda llevarse adelante en un ámbito más privado y con la mayor discreción posible.

NUEVOS DELITOS
La pericia de ayer fue de importancia radical para la investigación, pero aún quedan otros estudios que también serán fundamentales en la marcha de las pesquisas para esclarecer este escandaloso hecho, de repercusiones a nivel nacional e internacional.
En los próximos días se realizarán las pericias a los teléfonos secuestrados en el lugar del procedimiento, es decir cuando volcó la camioneta conducida por Bareiro, y los incautados en los allanamientos realizados un día después en la ciudad de Clorinda, más precisamente en los domicilios de los tres imputados. Para realizar esta pericia, los investigadores trajeron de Buenos Aires un aparato considerado el más moderno de la actualidad, que sirve para examinar en detalle todas las llamadas, mensajes de texto o comunicaciones a través de redes sociales, efectuados desde el teléfono sujeto a la pericia. También harán cruzamientos de datos entre los teléfonos incautados y los números con los que se comunicaron los días previos al hecho.
Además de estas pericias, la investigación también cuenta con un video y filmaciones pertenecientes a Aduana en el cruce fronterizo San Ignacio de Loyola, que une a Clorinda con la República del Paraguay.
La investigación marcha en una buena dirección y al ritmo deseado por los investigadores. Mucho de esto se debe a la celeridad con que actuó el fiscal Benítez y la rápida respuesta de la jueza subrogante que actuó los primeros días, Lucrecia Gallardo, además del juez Juan Carlos Vallejos, que ahora está al frente de la causa.
Pedro Ramón Bareiro y su hijo siguen alojados en la sede de la Policía Federal, en tanto la mujer fue llevada a otro centro de detención. Los tres están imputados de los delitos de transporte de estupefaciente con fines de comercialización, lavado de activos y asociación ilícita, pero no se descarta que en los próximos días esta acusación sea ampliada incorporando otros delitos, tales como abuso de autoridad, malversación de caudales públicos y violación de los deberes de funcionario público. Tampoco está desechada la posibilidad que otras personas también sean imputadas en la misma causa.
Como se sabe, cuando ocurrió este hecho Bareiro era funcionario provincial, ejerciendo el cargo de Comisionado de Area de Frontera en Clorinda. Pero además fue candidato a concejal de Clorinda por un sublema del Frente para la Victoria y la camioneta en la que presuntamente trasladaba la cocaína está registrada a nombre de la Dirección de Compras y Suministros, perteneciente al Ministerio de Economía de la Provincia.
Durante las últimas elecciones, Bareiro se postuló como concejal de la Agrupación 17 de Octubre, apoyada por el Frente para la Victoria, pero no logró llegar al cargo. Uno de sus hijos trabaja en la Aduana de Clorinda y su hermano es jefe del Centro de Detención de Clorinda.
Al mismo tiempo, en las elecciones en las que llegó al cargo el actual intendente de Clorinda, ocupó un lugar en la lista de concejales y hoy es el primer suplente de Fermín Caballero.
Por este escándalo, el Gobierno provincial decidió pasar a Bareiro a “situación de inactividad”, instruyéndose diligencias sumariales tendientes para determinar la vinculación de Bareiro con la droga secuestrada tras el vuelco del vehículo.
El hecho ocurrió el pasado sábado 20 de febrero, cuando Bareiro conducía la camioneta llevando como acompañante a su hijo y a la novia de éste, y al llegar a la altura de Montelindo, perdió el control del rodado y volcó. Efectivos de la Policía Federal que cruzaban circunstancialmente por el lugar acudieron para asistir a los ocupantes del vehículo, pero éstos fueron sorprendidos en una accionar llamativo: Bareiro y su hijo estaban arrojando envoltorios rectangulares entre los matorrales, que luego se comprobó eran panes de cocaína por un peso total ligeramente superior a los 50 kilos.

Te puede interesar