Palo Santo: arranca la reconstrucción de la Casa de la Solidaridad

LOCALES 05/03/2016 Por
Si todo transcurre con normalidad, antes que concluya el año los abuelos del pueblo volverán a aprovechar los beneficios del lugar. En las últimas horas, arrancaron las tareas previas de reedificación del edifico que un incendio devoró en mayor de 2.011.
026
El cartel de obra se gana gran parte de la escena; a la derecha el derrumbado local de la Casa de la Solidaridad y, en recuadro, Hugo Arce.

A principios de mes, Hugo Arce, un conocido vecino del pueblo lanzó la promesa por Facebook: “Amenazan con usurpar terreno si no construyen nueva. Si bien los dichos del joven sonaron más a un irónico apriete que a un compromiso social, el objetivo rápidamente captó muchas adhesiones. La idea fue generar una fuerte toma de conciencia sobre los beneficios del lugar y convocar a una poblada para la reconstrucción del local destinado, principalmente, a los ancianos del pueblo.
“Parece que tuvo efecto ponernos a limpiar este edificio. Vinieron ingenieros a inspeccionar la casa que estaba detrás del monte. Sacaron fotos. Recibí visitas de gente que no conozco y otra que conozco, y muy bien”, contextualizó.
Pocos días después, la empresa Lahito Construcciones clavó su cartel de obras, indicando que la demolición y construcción de la Casa de la Solidaridad de Palo Santo le demandara al Estado provincial poco más de 3.7 millones de pesos y se proponen terminarla en los próximos 180 días.
En estos edificios pertenecientes al Instituto de Pensiones Sociales, diseminados por todo el territorio provincial se desarrollan y se ponen en práctica actividades culturales y recreativas: laborterapia, cultura física, huerta. “Toda esta actividad inclusive la recreativa se desarrolla con empleados de la Institución y el abuelo, a fin de hacerlos sentir partícipes y dueños de su casa, inculcándole el deber de cuidado de la misma como el derecho de disfrutar en ella de todos los momentos que pueda compartir con sus pares”, define el IAS en su portal de Internet.
Los abuelos reciben la atención desde el desayuno, almuerzo y merienda, retirando su vianda para la cena, aquellos que no cuentan con familiares. Pero también, en estas casas se desarrollan actividades que convocan a toda la comunidad, como el cumpleaños de los abuelos, sus nietos, vecinos, etcétera.
Durante el desembarco de la constructora que ejecutará los trabajos, Arce no pudo ocultar su alegría, en compañía de un grupo de amigos. “Estamos convencidos de que cuando las autoridades sienten que hay un pueblo detrás de un objetivo humanitario y generoso se adoptan las decisiones que corresponden”, apreció, al considerar que la reacción oficial se desencadenó tras la movida que lanzó la semana anterior.
Entretanto, desde el IPS admitieron que la obra ya estaba adjudicada y que era cuestión de días el comienzo de los trabajos de reconstrucción.
“Me habían dicho que todo estaba demorado; justamente no entendí que estaba ocurriendo, porque si ya se licitó y el dinero estaba disponible no sé qué esperaban para comenzar los trabajos. Al menos nuestra inocentada sirvió para apurar las cosas”, reflexionó con sana picardía Víctor Arce, mientras no se apartaba de su jarra amarilla y el vaso de tereré.

Te puede interesar