El Gobierno provincial pidió a Buryaile que agilice el desembolso por la emergencia

LOCALES 28/03/2016 Por
Consideró que existe demora de parte de la gestión de Mauricio Macri en el envío de los fondos y hasta conjeturó la presencia de “algún tipo de inconveniente” como justificativo del retraso. Confirmó que muchos pequeños productores “se han quedado sin nada” y son los que más necesitan el auxilio estatal.
GIALLUCA
José Leonardo Gialluca.
El Gobierno provincial se apoyó en la Defensoría del Pueblo para hacer público su reclamo antes las autoridades nacionales por “la demora en la efectivización de las ayudas económicas, principalmente a pequeños productores, de nuestra provincia”, determinadas tras la declaración de emergencia agropecuaria sobre algunas zonas de la provincia de Formosa.
El titular del área, José Gialluca se sumó a la Federación Agraria Argentina (FAAA) y formuló “un pedido de colaboración al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, para que acelere, en la medida de sus posibilidades, el pago de los subsidios”.
El Gobierno nacional declaró, en febrero el estado de desastre y/o emergencia agropecuaria en la provincia de Formosa, para las explotaciones agrícolas y ganaderas que fueron afectadas por las lluvias e inundaciones. La medida abarcó cultivos de mandioca, batata, hortalizas de producción bajo cubierta, banana y algodón desde el 1 de enero de 2016 al 30 de junio del mismo año, en lo que respecta a explotaciones rurales de los departamentos Pilcomayo y Pilagá y las Localidades de San Martín 2 y Gral. Belgrano.
“Es imperiosa la necesidad de que reciban la correspondiente ayuda económica los pequeños productores, mandioqueros, batateros, pues son los que más están sufriendo en este momento. Distinta es la situación de los bananeros, a quienes se posterga en el tiempo los ingresos y obviamente no tendrán las mismas ganancias y beneficios, pero los que sí verdaderamente se han quedado sin nada, son los primeros pequeños productores antes mencionados”, analizó el funcionario.
“Esperamos una respuesta del Ministerio de Agroindustria de Nación, ya que entendemos que debe estar mediando algún tipo de inconvenientes para que se produzca este retraso en el pago de los subsidios y que ellos son sumamente necesarios, pues afectan a centenares de familias de productores que hoy dependen de una ayuda económica para salir de esta lamentable situación en la que se encuentran como consecuencia de las lluvias y de la crecida de los ríos”, redondeó.

ANTECEDENTES
Los cultivos más afectados fueron la batata, mandioca y horticultura bajo cubierta. Para todas estas producciones, se dispuso el “desastre agropecuario” al tener pérdidas superiores al 80%. Para el caso del algodón y la banana, se declaró la “emergencia”, dado que las pérdidas estuvieron por sobre el 50% y menor al 80%, según informes oficiales.
El total de productores agrícolas afectados se cuantifican en 3.400, abarcando una superficie de 3.700 hectáreas. En el caso de la ganadería, se decretó la “emergencia”, comprendiendo la superficie que abarca el valle de inundación del río Paraguay y las zonas de los afluentes o riachos de ese territorio. El total de superficie afectada en este sector es de 1.3 millones de hectáreas y un total de 400 mil cabezas de ganado. Esta hacienda ha sido afectada por el exceso de lluvias y desbordes del río Paraguay y riachos, situación que hizo que disminuyera la oferta forrajera y la capacidad productiva, además de verificarse pérdidas en algunos indicadores de producción.

AMPLIACIÓN
El titular de la Federación Agraria Argentina-Zona Sur, Rolando Ziessenis, confirmó el pedido de ampliación de las regiones comprendidas por la emergencia a General Belgrano y Pirané.
Señalo que “1200 kilos por hectáreas se está cosechando en algunos lotes de algodón, y esto implica una perdida superior al 50 por ciento”. Por esta situación, planteó declarar la emergencia en General Belgrano y Pirané.
Confirmó que ha solicitado “la ampliación de la emergencia agropecuaria” y aclaró que la misma “se determina el número de productores y la zona afectada”.
Recalcó que “la situación de perdida es grande” y ejemplificó que
“la perdida en algodón podemos evaluar en totales y otras en los rendimientos”.
Comentó que la lluvias “pudren las bochas y, en otros casos, la humedad baja la calidad de lo que queda”.
Consultado sobre la emergencia nacional, Ziessenis dijo que “hasta el momento no ocurrió nada. Salvo el diferimiento impositivo, en el tema de ejecución de deuda hay que gestionarlo”.
Expuso que “hay resarcimiento económico por las pérdidas que ha tenido el productor, para eso hay un presupuesto que tiene Nación pero en la actualidad estamos esperando que vengan esos recursos para paliar la situación”.
Finalmente manifestó que “aquí el realmente afectado es el pequeño y mediano productor”.

Te puede interesar