Crimen de la dentista: los imputados estan libres y el menor sigue internado

LOCALES 29/03/2016 Por
Existen dudas sobre la edad del joven que admitió su culpabilidad en el asesinato, por eso el juez dispuso que se inicie un juicio de rectificación de partida de nacimiento. El autor confeso permanece alojado en un centro de rehabilitación, en Misiones.
080

Los dos hombres mayores de edad que estaban detenidos por el homicidio de la odontóloga Lucía del Carmen Juárez recuperaron su libertad y quedaron desvinculado del crimen propiamente dicho, aunque uno de ellos fue procesado sin prisión preventiva como encubridor del principal sospechoso y autor confeso del brutal asesinato, un menor de edad que fue llevado a un centro de rehabilitación de adictos a las drogas ubicado en la provincia de Misiones donde está siguiendo un tratamiento bajo un régimen de puertas cerradas.
Enrique Javier Guillen, el juez que investiga el violento homicidio ocurrido el pasado 14 de febrero en la propia casa de la víctima, resolvió la situación procesal de las tres personas que estaban involucradas en el caso y emitió sendas disposiciones, todas de carácter provisional y sujetas a las novedades que puedan ir surgiendo en el transcurso de la investigación judicial.
Respecto a uno de los mayores de edad, el juez decidió dictar falta de mérito en relación al hecho principal por la falta de evidencias que acrediten su intervención en el hecho, razón por la cual fue liberado en forma inmediata.
El otro imputado, también mayor de edad y amigo del principal acusado, también fue favorecido con una resolución de falta de mérito respecto al crimen, pero fue procesado por el delito de encubrimiento calificado, habida cuenta que quedó probado con las pruebas reunidas hasta este momento, que el joven tenía en su poder un teléfono celular que pertenecía a la víctima.
Además, cuando ocurrieron los hechos, el menor sindicado como autor material del crimen, se había escapado de su casa y fue a vivir a la casa de este joven, a quien le pidió alojamiento por algunos días con el argumento de que tenía problemas con sus amigos del barrio y, al mismo tiempo, estaba distanciado de sus familiares. El juez evaluó las pruebas y consideró que este joven nada tuvo que ver con el homicidio, el robo y el posterior incendio en la vivienda de la infortunada odontóloga, pero decidió procesarlo por encubrimiento por el celular que había adquirido de manos de su amigo y que era propiedad de la víctima.
La odontóloga “Lucy” Juárez fue asesinada de 39 puñaladas en el cuerpo el pasado 14 de febrero en horas de la mañana en su vivienda sita en pasaje Estrada y José María Uriburu, en pleno centro de la capital provincial.
El caso generó dolor, repulsión y mucha bronca entre los familiares y amigos de la conocida odontóloga, y enorme conmoción entre la opinión pública por la manera violenta y desalmada con que actuó el homicida.
Para el juez Guillen y la Policía se trató de un hecho de robo que derivó en un brutal asesinato, en cuyo marco, el autor decidió incendiar la casa y el cuerpo de la víctima para borrar todas las evidencias.

DUDAS SOBRE LA EDAD DEL AUTOR CONFESO
Con relación al menor de edad que confesó haber sido el autor material del crimen, el magistrado también se pronunció a través de otra resolución, decidiendo suspender el proceso hasta tanto se determine fehacientemente la edad exacta que tiene el joven, ya que si bien su partida de nacimiento indica que cuenta con 15 años, hay en la causa judicial otros elementos que indicarían que podría tener 16 años. La diferencia no es solamente numérica o cronológica, es al mismo tiempo de enorme gravitación a la hora de establecer la imputabilidad o no del presunto autor del crimen, ya que con 15 años quedaría prácticamente fuera de proceso y tendría que ser sobreseído, pero si se comprueba que tiene 16 la situación del menor cambiaría drásticamente.
En la causa obran varios elementos de prueba que hacen dudar la fecha de nacimiento contenida en la partida que está incorporada al expediente, de modo tal que el juez Guillen decidió suspender preventivamente el proceso penal para que se inicie pueda iniciarse el juicio de rectificación de partida, que deberá sustanciarse en un juzgado Civil y Comercial de esta capital.
Se trata de un caso de prueba legal, lo cual quiere decir que si el juicio de rectificación no logra demostrar que la partida de nacimiento es errónea, automáticamente tendrá plena vigencia dicha documentación y el menor tendría que ser sobreseído por su condición de menor de 15 años.
Según la ley, es el fiscal quien está facultado para promover este juicio de rectificación de partida, que es un procedimiento especial de competencia exclusivamente civil.
Mientras todo esto sucede en el trámite del expediente judicial, el menor que confesó haber sido el único autor material del crimen de “Lucy” Juárez, continúa internado en un centro de rehabilitación para adictos a las drogas situado en la provincia de Misiones, donde está siguiendo un estricto tratamiento médico bajo un régimen de puertas cerradas.

Te puede interesar